Saltar al contenido.

Posts etiquetados ‘politica’

Lo que haces importa

MIT-03-Commencement-Reuter_1

He descubierto ayer en Twitter el discurso de cierre de curso de Matt Damon en el MIT. Me parece sencillamente brillante. Como además es padre de 4 hijas, lo incorporo al blog.

Puedes ver el vídeo o leer la transcripción.

Below is the prepared text of the Commencement address delivered by actor and filmmaker Matt Damon for the Institute’s 2016 Commencement, held June 3, 2016.

Thank you.

Thank you, President Reif — and thank you, Class of 2016!

It’s an honor to be part of this day — an honor to be here with you, with your friends, your professors, and your parents. But let’s be honest — It’s an honor I didn’t earn.

Let’s just put that out there. I mean, I’ve seen the list of previous commencement speakers: Nobel Prize winners. The UN Secretary General. President of the World Bank. President of the United States.

And who did you get? The guy who did the voice for a cartoon horse.

If you’re wondering which cartoon horse: that’s “Spirit: Stallion of the Cimarron.”

Definitely one of my best performances … as a cartoon horse.

Look, I don’t even have a college degree. As you might have heard, I went to Harvard. I just didn’t graduate from Harvard. I got pretty close, but I started to get movie roles and didn’t finish all my courses. I put on a cap and gown and walked with my class; my Mom and Dad were there and everything; I just never got an actual degree.

You could say I kind of fake graduated.

So you can imagine how excited I was when President Reif called to invite me to speak at the MIT commencement. Then you can imagine how sorry I was to learn that the MIT commencement speaker does not get to go home with a degree.

So yes, today, for the second time in my life, I am fake graduating from a college in my hometown.

My Mom and Dad are here again…

And this time I brought my wife and four kids. Welcome, kids, to Dad’s fake graduation. You must be so proud.

So as I said, my Mom is here. She’s a professor, so she knows the value of an MIT degree.

She also knows that I couldn’t have gotten in here.

I mean, Harvard, yes. Or a safety school — like Yale.

Look, I’m not running for any kind of office. I can say … pretty much whatever I want.

No, I couldn’t have gotten in here, but I did grow up here. Grew up in the neighborhood, in the shadow of this imposing place. My brother Kyle and I, and my friend Ben Affleck—brilliant guy, good guy, never really amounted to much — we all grew up here, in Central Square, children of this sometimes rocky marriage between this city and its great institutions.

To us, MIT was kind of The Man … This big, impressive, impersonal force … That was our provincial, knee-jerk, teenage reaction, anyway.

Then Ben and I shot a movie here.

One of the scenes in Good Will Hunting was based on something that actually happened to my brother. Kyle was visiting a physicist we knew at MIT, and he was walking down the Infinite Corridor. He saw those blackboards that line the halls. So my brother, who’s an artist, picked up some chalk and wrote an incredibly elaborate, totally fake, version of an equation.

It was so cool and so completely insane that no one erased it for months. This is true.

Anyway, Kyle came back and he said, you guys, listen to this … They’ve got blackboards running down the hall! Because these kids are so smart they just need to, you know, drop everything and solve problems!

It was then we knew for sure we could never have gotten in.

But like I said, we later made a movie here. Which did not go unnoticed on campus. In fact I’d like to read you some actual lines, some selected passages, from the review of Good Will Hunting in the MIT school paper.

Oh, and if you haven’t seen it, Will was me, and Sean was played by the late Robin Williams, a man I miss a hell of a lot.

So I’m quoting here: “Good Will Hunting is very entertaining; but then again, any movie partially set at MIT has to be.”

There’s more. “In the end…,” the reviewer writes, “the actual character development flies out the window. Will and Sean talk, bond, solve each other’s problems, and then cry and hug each other. After said crying and hugging, the movie ends… Such feel-good pretentiousness is definitely not my mug of eggnog.”

Well, this kind of hurts my feelings.

But don’t worry: I now know better than to cry at MIT.

But look, I’m happy to be here anyway. I might still be a knee-jerk teenager in key respects, but I know an amazing school when I see it. We’re lucky to have MIT in Boston. And we’re lucky it draws the people it does, people like you, from around the world.

I mean, you’re working on some crazy stuff in these buildings. Stuff that would freak me out if I actually understood it. Theories, models, paradigm shifts.

I’ll tell you one that’s been on my mind: Simulation Theory.

Maybe you’ve heard of it. Maybe you took a class with Max Tegmark.

Well, for the uninitiated, there’s a philosopher named Nick Bostrom at Oxford, and he’s postulated that if there’s a truly advanced form of intelligence out there in the universe, then it’s probably advanced enough to run simulations of entire worlds — maybe trillions of them — maybe even our own.

The basic idea, as I understand it, is that we could be living in a massive simulation run by a far smarter civilization, a giant computer game, and we don’t even know it.

And here’s the thing: a lot of physicists, cosmologists, won’t rule it out. I watched a discussion that was moderated by Neil deGrasse Tyson, of the Hayden Planetarium, and by and large, the panel couldn’t give a definitive answer. Tyson himself put the odds at 50-50.

I’m not sure how scientific that is, but it had numbers in it, so I was impressed.

Well, it got me to thinking: What if this—all of this—is a simulation? I mean, it’s a crazy idea, but what if it is?

And if there are multiple simulations, how come we’re in the one where Donald Trump becomes the Republican nominee?

Can we, like, transfer to a different one?

Professor Tegmark has an excellent take on all this. “My advice,” he said recently, “is to go out and do really interesting things… so the simulators don’t shut you down.”

But then again: what if it isn’t a simulation? Well, either way, my answer is the same.

Either way, what we do matters. What we do affects the outcome.

So either way, MIT, you’ve got to go out and do really interesting things. Important things. Inventive things. Because this world … real or imagined … this world has some problems we need you to drop everything and solve.

Go ahead: take your pick from the world’s worst buffet.

Economic inequality, there’s a problem … Or how about the refugee crisis, massive global insecurity … climate change and pandemics … institutional racism … a pull to nativism, fear-driven brains working overtime … here in America and in places like Austria, where a far-right candidate nearly won the presidential election for the first time since World War II.

Or Brexit, for God’s sakes, that insane idea that the best path for Britain is to cut loose from Europe and drift out to sea. Add to that an American political system that’s failing… we’ve got congressmen on a two-year election cycle who are only incentivized to think short term, and simply do not engage with long-term problems.

Add to that a media that thrives on scandal and people with their pants down … Anything to get you to tune in so they can hawk you products that you don’t need.

And add to that a banking system that steals people’s money.

Like I said, I’m never running for office!

But while I’m on this, let me say this to the bankers who brought you the biggest heist in history: It was theft and you knew it. It was fraud and you knew it.

And you know what else? We know that you knew it.

And yeah, OK, you sort of got away with it. You got that house in the Hamptons that other people paid for … as their own mortgages went underwater.

Well, you might have their money, but you don’t have our respect.

Just so you know, when we pass you on the street and look you in the eye … that’s what we’re thinking.

I don’t know if justice is coming for you in this life or the next. But if justice does come for you in this life … her name is Elizabeth Warren.

OK, so before my banking digression, I rattled off a bunch of big problems.

And a natural response is to tune out, turn away.

But before you step out into our big, troubled world, I want to pass along a piece of advice that Bill Clinton offered me a little over a decade ago. Well, actually, when he said it, it felt less like advice and more like a direct order.

What he said was “turn toward the problems you see.”

It seemed kind of simple at the time, but the older I get, the more wisdom I see in this.

And that’s what I want to urge you to do today: turn toward the problems you see.

And don’t just turn toward them. Engage with them. Walk right up to them, look them in the eye … then look yourself in the eye and decide what you’re going to do about them.

In my experience, there’s just no substitute for actually going and seeing things.

I owe this insight, like many others, to my Mom. When I was a teenager, Mom thought it was important for us to see the world outside of Boston. And I don’t mean Framingham. She took us to places like Guatemala, where we saw extreme poverty up close. It changed my whole frame of reference.

I think it was that same impulse that took my brother and me to Zambia in 2006, as part of the ONE Campaign — the organization that Bono founded to fight desperate, stupid poverty and preventable disease in the developing world. On that trip, in a small community, I met a girl and walked with her to a nearby bore well where she could get clean water.

She had just come from school. And I knew the reason that she was able to go to school at all: clean water. Namely, the fact that clean water was available nearby, so she didn’t have to walk miles back and forth all day to get water for her family, as so many girls and women do.

I asked her if she wanted to stay in her village when she grew up. She said, “No! I want to go to Lusaka and become a nurse!”

Clean water — something as basic as that — had given this child the chance to dream.

As I learned more about water and sanitation, I was floored by the extent to which it undergirds all these problems of extreme poverty. The fate of entire communities, economies, countries is caught up in that glass of water, something the rest of us get to take for granted.

People at ONE told me that water is the least sexy aspect of the effort to fight extreme poverty. And water goes hand-in-hand with sanitation. If you think water isn’t sexy, you should try to get into the shit business.

But I was already hooked. The enormity of it, and the complexity of the issue, had already hooked me. And getting out in the world and meeting people like this little girl is what put me on the path to starting Water.org, with a brilliant civil engineer named Gary White.

For Gary and me both, seeing the world … its problems, its possibilities … heightened our disbelief that so many people, millions, in fact, can’t get a safe, clean drink of water or a safe, clean, private place to go to the bathroom. And it heightened our determination to do something about it.

You see some tough things out there. But you also see life- changing joy. And it all changes you.

There was a refugee crisis back in ’09 that I read about in an amazing article in the New York Times. People were streaming across the border of Zimbabwe to a little town in northern South Africa called Messina. I was working in South Africa, so I went up to Messina to see for myself what was going on.

I spent a day speaking with women who had made this perilous journey across the Limpopo River, dodging bandits on one side, crocodiles in the river, and bandits on the other. Every woman I spoke to that day had been raped. Every single one. On one side of the river or both.

At the end of my time there I met a woman who was so positive, so joyful. She had just been given her papers and had been given political asylum in South Africa. And in the midst of this joyful conversation, I mustered up the courage and said, “Ma’am, do you mind my asking: were you assaulted on your journey to South Africa?”

And she replied, still smiling, “Oh, yes, I was raped. But I have my papers now. And those bastards didn’t get my dignity.”

Human beings will take your breath away. They will teach you a lot… but you have to engage.

I only had that experience because I went there myself. It was horrible in many ways, it was hard to get to … but of course that’s the point.

There’s a lot of trouble out there, MIT. But there’s a lot of beauty, too. I hope you see both.

But again, the point is not to become some kind of well- rounded, high-minded voyeur.

The point is to try to eliminate your blind spots — the things that keep us from grasping the bigger picture. And look, even though I grew up in this neighborhood — in this incredible, multicultural neighborhood that was a little rough at that time — I find myself here before you as an American, white, male movie star. I don’t have a clue where my blind spots begin and end.

But looking at the world as it is, and engaging with it, is the first step toward finding our blind spots. And that’s when we can really start to understand ourselves better … and begin to solve some problems.

With that as your goal, there’s a few more things I hope you’ll keep in mind.

First, you’re going to fail sometimes, and that’s a good thing.

For all the amazing successes I’ve been lucky to share in, few things have shaped me more than the auditions that Ben and I used to do as young actors — where we would get on a bus, show up in New York, wait for our turn, cry our hearts out for a scene, and then be told, “OK, thanks.” Meaning: game over.

We used to call it “being OK thanksed.”

Those experiences became our armor.

So now you’re thinking, that’s great, Matt. Failure is good. Thanks a ton. Tell me something I didn’t hear at my high school graduation.

To which I say: OK, I will!

You know the real danger for MIT graduates? It’s not getting “OK thanksed.” The real danger is all that smoke that’s been blown up your … graduation gowns about how freaking smart you are.

Well, you are that freaking smart! But don’t believe the hype that’s thrown at you. You don’t have all the answers. And you shouldn’t. And that’s fine.

You’re going to have your share of bad ideas.

For me, one was playing a character named “Edgar Pudwhacker.”

I wish I could tell you I’m making that up.

But as the great philosopher, Benjamin Affleck, once said: “Judge me by how good my good ideas are, not by how bad my bad ideas are.” You’ve got to suit up in your armor, and get ready to sound like a total fool.

Not having an answer isn’t embarrassing. It’s an opportunity. Don’t be afraid to ask questions.

I know so much less the second time I’m fake graduating than the first time.

The second thing I want to leave you with is that you’ve got to keep listening.

The world wants to hear your ideas — good and bad. But today’s not the day you switch from “receive” to “transmit.” Once you do that, your education is over. And your education should never be over. Even outside your work, there are ways to keep challenging yourself. Listen to online lectures. I just retook a philosophy course online that I took at Harvard when I was nineteen. Or use MIT OpenCourseWare. Go to Wait But Why … or TED.com.

I’m told there’s even a Trump University. I have no earthly idea what they teach there. But whatever you do, just keep listening. Even to people you don’t agree with at all.

I love what President Obama said at Howard University’s commencement last month: he said, “Democracy requires compromise, even when you are 100 percent right.”

I heard that and I thought: here is a man who has been happily married for a long time.

Not that the First Lady has ever been wrong about anything.

Just like my wife. Never wrong. Not even when she decided last month that in a family with four kids, what was missing in our lives was a third rescue dog.

That was an outstanding decision, honey. And I love you.

The third and last thought I want to leave you with is that not every problem has a high-tech solution. I guess this is obvious. But: it is really?

If anybody has a right to think we can pretty much tech support the world’s problems into submission, it’s you. Think of the innovations that got their start at MIT or by MIT alums: the World Wide Web. Nuclear fission. Condensed soup. (This is true! You should be proud.)

But the truth is, we can’t science the shit out of every problem.

There is not always a freaking app for that.

Take water again as an example. People are always looking for some scientific quick fix for the problem of dirty and disease-ridden water. A “pill you put in the glass,” a filter, or something like that. But there’s no magic bullet. The problem’s too complex.

Yes, there is definitely, absolutely a role for science. There’s incredible advances being made in clean water technology. Companies and universities are getting in on the game. I’m glad to know that professors like Susan Mercott at D-Lab are focusing on water and sanitation.

But as I’m sure she’d agree, science alone can’t solve this problem. We need to be just as innovative in public policy, just as innovative in our financial models. That’s the idea behind an approach we have at Water.org called WaterCredit.

WaterCredit is based on Gary White’s insight that poor people were already paying for their water and they, no less than the rest of us, want to participate in their own solutions. So WaterCredit helps connect the poor with microfinance organizations, which enables them to build water connections and toilets in their homes and communities. The approach is working — helping 4 million people so far — and this is only the start.

Our loans are paying back at over 99 percent. Which is a hell of a better deal than those bankers I was talking about earlier.

I agree it’s still not sexy… but it is without a doubt the coolest thing I’ve ever been a part of.

So, graduates, let me ask you this in closing: What do you want to be a part of? What’s the problem you’ll try to solve? Whatever your answer, it’s not going to be easy. Sometimes your work will hit a dead-end. Sometimes your work will be measured in half-steps.

And sometimes your work will make you wear a white sequined military uniform and make love to Michael Douglas.

Well, maybe that’s just my work.

But for all of you here, your work starts today.

And seriously, how lucky are you?

I mean, what are the odds that you’re the ones who are here today?

In the Earth’s 4.5 billion year run, with 100 billion people who have lived and died, and with 7 billion of us here now … Here you are. Yes, here you are … alive at a time of potential extinction-level events … a time when fewer and fewer people can cause more and more damage … a time when science and technology may not hold all the answers, but are indispensable to any solution.

What are the odds that you get to be you, right now, The MIT class of 2016, with so much on the line?

There are potentially trillions of human beings who will someday exist whose fate, in large part, depends on the choices you make … on your ideas … on your grit and persistence and willingness to engage.

If this were a movie I were trying to pitch I’d be laughed out of every office in Hollywood.

Joseph Campbell himself — he of the “monomyth,” the ultimate hero’s journey — even he wouldn’t even go this far. Campbell would tell me to throttle this down … lower the stakes.

But I can’t. Because this is fact, not fiction. This improbable thing is actually happening. There’s more at stake today than in any story ever told. And how lucky you are — and how lucky we are — that you’re here, and you’re you.

So I hope you’ll turn toward the problem of your choosing … Because you must.

I hope you’ll drop everything … Because you must And I hope you’ll solve it. Because you must.

This is your life, Class of 2016. This is your moment, and it’s all down to you.

Ready player one. Your game begins: now. Congratulations and thanks very much!

 

Gracias por estas palabras Mr Damon, en este contexto con esta audiencia pueden tener mucha repercusión.

No sabía que coalición era un taco en castellano

Hace unos días se hizo oficial el fracaso de los políticos españoles. Reconocen que no son capaces de ponerse de acuerdo para trabajar juntos en beneficio del conjunto de los ciudadanos. Obviamente, no lo reconocen abiertamente y como siempre se echan la culpa los unos a los otros. ¡Cuando no culpan a los propios electores de no haber tenido la “sabiduría” de dibujar una nueva mayoría absoluta! Con lo cómodo que es…

Esta mañana leyendo los periódicos online me topé con este titular con una declaración de Pedro Sánchez:

2016-05-02_1811

En está frase se dice mucho del cinismo de los políticos de hoy que se atreven a rechazar de antemano las coaliciones que a lo mejor sus ciudadanos les van a exigir en las urnas. Cuidado, no acuso al solo Pedro Sánchez sino al conjunto de políticos españoles que han sido incapaces de lograr acuerdos para gobernar un país que sin embargo necesita reformas profundas: educación, lucha contra la corrupción, empleo, etc.

España necesita probar recetas nuevas para hacer frente a unas situaciones graves pero para ello necesita políticos responsables que hacen pasar los intereses comunes antes de sus intereses particulares.

¿Podrían Rajoy, Sánchez, Iglesias y Rivera poner se de acuerdo sobre reformas fundamentales? Yo estoy convencido que sí y que sus votantes estarían encantados de verles trabajar juntos para resolver problemas que requieren la colaboración de todos. Pero claro, esto significaría olvidarse de su teatro barato. Este teatro en el que lo más importante es descalificar al otro, alentar a tus votantes para transformarles en hooligans y que ganen los rojos o los azules pero de ninguna manera los rojos y los azules.

Es increíble que ninguno de estos “grandes” políticos haya sido capaz de leer estos resultados electorales sin mayoría absoluta como otra cosa que un accidente.  ¿De verdad Rajoy piensa que la va conseguir ahora? Pero ¿en qué mundo vive? Los Españoles no se han equivocado en las últimas Generales. El mensaje es claro: no quieren la recetas mágicas de unos o de otros. Quieren que todos se pongan a trabajar juntos con el único objetivo de transformar España en beneficio de todos. Todos los jóvenes aspiran a un trabajo digno que les permita un día hacerse cargo de un familia. Todos los ancianos aspiran a unas condiciones de vida dignas. Todas las generaciones quieren respirar un aire limpio y tener acceso a una alimentación segura.  Todos los padres quieren que sus hijos puedan ser participes de un sistema educativo moderno que les prepare a afrontar los retos de un mundo globalizado y cambiante.

Entonces, ¿qué le queda al ciudadano en víspera de una nueva campaña electoral? ¿Esperar que se produzca un milagro?

rajoy-abrazo-apostol_560x280

Yo espero que los resultados sean lo más parecidos posibles a los anteriores para que vean que no es un accidente y que el accidente fue lo de las mayorías absolutas. Tenemos problemas nuevos y necesitamos soluciones nuevas, soluciones con-sen-su-a-das. Sí, he puesto en enlace a la definición de la RAE ya que me imagino que más de uno se debe sentir algo incomodo delante de un concepto tan novedoso.

 

ATCI: Ando Totalmente Confundido, ¡Infórmenme!

Ayer me llego la noticia que en Berlin se habían manifestado 250.000 personas contra el tratado ATCI (Asociación Transatlántica de Comercio e Inversión, también llamado por su nombre inglés TTPI – Transatlantic Trade and Investment Partnership) que están negociando la UE y EEUU.

Estas negociaciones, las sigo desde la distancia desde hace tiempo ya pero he de reconocer que no acabo de hacerme una idea clara del asunto.

maintenance-mgmt-software-cost-720x478

Muchas de mis lecturas al respecto me llevan a posicionarme en contra de este acuerdo. Para que te hagas una idea de los aspectos que me asustan, me remito a estas dos fuentes:

Un vídeo muy “para tontos”:

y un artículo de los muchos que se han publicado sobre el tema.

Sin embargo, cuando veo que la Comisión Europea (para la cual tengo mucho respeto) publica en su web un documento en el cual aporta 10 rectificaciones frente a lo que llama ideas erróneas acerca del ATCI/TTIP me entra la duda.

¿Quién me manipula? ¿Los negociadores del acuerdo que una vez más van a privilegiar los intereses de las grandes empresas frente a los de los ciudadanos? ¿O la prensa y los partidos “de izquierda” (no me gusta nada esta expresión) que podrían usar esta batalla para re-movilizar a una ciudadanía desencantada?

Pues sinceramente, no acabo de averiguarlo. Por un lado, el secretismo que rodea la negociación me hace temer lo pero como ciudadano. No sería la primera vez que los políticos se dejen comprar por las grandes empresas en detrimento de los ciudadanos. No me olvido ni medio segundo de que somos los ciudadanos que pagamos la factura de la irresponsable desregulación del sector financiero. En este sentido, cuando veo estos cientos de miles de alemanes bajar a la calle para protestar me entran las ganas de gritar “Ich bin ein Berliner“.

Pero por otro lado no soy tan inocente como para creer que los nuevos movimientos de ultra izquierda no tienen sus propios intereses en usar esta negociación para intentar manipular a la ciudadanía con un discurso que muchas veces parece caer en la caricatura.

 

Entonces, ¿quién me sacara de dudas? Pues allí radica el problema. Si Internet ofrece un acceso inmediato y fácil a la información, complica mucho la tarea del que busca información contrastada y fiable. Cada grupo de interés puede publicar sus propios contenidos sobre el ATCI/TTIP con el consecuente sesgo.

A mi lo que me gustaría poder hacer es participar en la contratación colectiva de un periodista de investigación (crowdjournalism) que tenga el mandato de producir un informe de 10 páginas con buenas infografías sobre este asunto, mencionando sus fuentes y apoyándose en hechos y datos.

El ATCI/TTIP no sería mi único encargo… hay tantas cosas que me gustaría saber con total seguridad:

  • ¿Los bancos han devuelto el dinero del rescate? ¿Que ha pasado, pasa y pasará con los que no lo han devuelto?
  • ¿Quién financia el terrorismo islamista y porqué no somos capaces de poner obstáculos a esta financiación?
  • ¿Porqué viven tan mal tantos agricultores? Cuando compro 1kg de patatas en un supermercado, ¿quién se queda con qué parte del dinero?

Veo muchas startups que se dedican a cosas triviales y a veces tan absurdas como superfluas. Ojala una nazca para levantar un proyecto de este tipo…

 

 

 

De la necesidad de cambiar la Ley de Financiación de Partidos

No hace falta ser un gran politólogo para darse cuenta de que existe un importante desencuentro entre los ciudadanos españoles y sus políticos. Al tener múltiples causas, es un problema cuya resolución pasa por una serie de reajustes que tienen que ver con el funcionamiento interno de los partidos, su financiación, la manera de organizar las elecciones, la separación efectiva de los poderes y hasta la educación y la responsabilización de los ciudadanos. Hoy quiero dedicarme al examen de una cuestión que a mi juicio es clave en este debate: la financiación de los partidos políticos.

hay-que-ahorrar-menos-lo-dice-el-secretario-de-economia

 

  1. A día de hoy, ¿cómo se financian los partidos políticos españoles?

La financiación de los partidos políticos españoles se rige por la Ley Orgánica 8/2007, modificada por última vez en octubre de 2012. Para un análisis exhaustivo de este régimen legal, recomiendo el brillante estudio que le dedica Gaspar Ariño Ortiz. Me limitaré aquí a enunciar las principales características de esta reglamentación:

Sistema mixto “público-privado”

  • Los partidos tienen acceso a subvenciones del Estado tanto para financiar su funcionamiento ordinario como para hacer frente al coste de sus campañas electorales. Este dinero se reparte entre los diferentes partidos en función de los resultados de las elecciones anteriores.
  • A la vez, los partidos pueden a solicitar los ciudadanos que contribuyan a su financiación con un límite de 100.000 euros por persona al año.
  • No pueden recibir directamente donativos de empresas, pero los pueden recibir a través de las fundaciones que controlan…
  • Finalmente, los partidos pueden solicitar créditos a los bancos que les pueden condonar estas deudas por un máximo de 100.000 euros al año.

Control del Tribunal de Cuentas

Corresponde en exclusiva al Tribunal de Cuentas el control de la actividad económico-financiera de los partidos políticos. Esta institución examina las cuentas anuales de los partidos y tiene el poder de sancionar las eventuales irregularidades.

  1. ¿Cuáles son los mayores defectos de este sistema de financiación y qué problemas genera?

Falta de control

El control llevado a cabo por el Tribunal de Cuentas no funciona. El primer obstáculo al buen funcionamiento de la institución es su propia composición: sus miembros son designados por los propios partidos políticos. ¿Acaso pensamos que los partidos se van a sancionar a ellos mismos?  El segundo obstáculo es el plazo de prescripción: 4 años a partir del momento de la infracción, cuando el Tribunal tarde una media de 5 años en publicar sus informes. ¡Si concluye que hay una infracción, ya no puede sancionarla!

Esta dramática falta de control genera una sensación de impunidad que abre las puertas a todo tipo de prácticas irregulares y de corrupción.

Autorregulación

Los propios partidos deciden la cantidad de subvenciones que se otorgan. Se suben el presupuesto cuando y en la medida que les convenga y no tienen un verdadero incentivo en gestionar bien. Es tan absurdo como dejar a un niño fijar el importe de su paga mensual.

Este sistema de “barra libre” de subvenciones no incentiva la buena gestión. Los partidos gastan cada vez más y no pasa nada. Si el propio sistema no exige una buena gestión de los partidos, ¿cómo podemos pretender que estos malos gestores, enganchados a las subvenciones, sepan gestionar un estado?

Confusión “público – privado”

Hay un debate entre los partidarios de la financiación pública (subvenciones) y los partidarios de la financiación privada (donativos) con una infinidad de propuestas de reparto entre estas dos fuentes de financiación. No quiero entrar en este debate por una sencilla razón: es absurdo. Es absurdo porque la gente tiene que entender de una vez que no existe el “dinero público”, este dinero “del Estado”, caído del cielo. Sólo existe la financiación privada. El dinero siempre sale del bolsillo del ciudadano. Por un lado tenemos el dinero privado de libre disposición: el que usamos para comprar un coche, una barra de pan o hacer un donativo a un partido político. Por otro lado tenemos las contribuciones obligatorias: lo que el Estado nos obliga a pagar a través de los impuestos para financiar proyectos colectivos (sueldos de policías, construcción de infraestructuras que sirven para todos o funcionamiento de la democracia, incluyendo la financiación de los partidos).

El problema de la apelación “dinero público” es que desencarna su origen. A la hora de gastarlo nadie recuerda que es el fruto de millones de horas de trabajo de todos  los ciudadanos. De no ser así, ¿cómo explicar que en un periodo de grave crisis económica y de gran desinterés por la política por culpa de los numerosos casos de corrupción que afectan a los partidos tradicionales de este país, estos mismos partidos se hayan atrevido a incrementar sus subvenciones?

Inmunidad frente al desinterés del ciudadano

Teniendo la posibilidad de aumentar sin límites la cantidad de subvenciones que se otorgan a ellos mismos, los partidos dependen cada vez menos de los militantes y simpatizantes. Me atrevo incluso a decir que no dependen de los electores. Los partidos quieren ganar las elecciones y conseguir más votos que sus oponentes pero les da igual que millones de españoles se queden en casa y no vayan a votar. ¿Conocen  muchas empresas que se pueden desentender de perder clientes cada año mientras tengan más que sus competidores? ¿Se imaginan al director general de SEAT aplaudido por sus accionistas porque este año ha vendido 17 coches,  2 más que Peugeot?

Esta situación no es sana. Los partidos deben sufrir en sus carnes el desinterés de los ciudadanos por la política.

Endeudamiento

Actualmente se permite que los partidos políticos se endeuden y creo que es un grave error. Sabiendo que su principal fuente de ingresos son las subvenciones, ¿cómo podemos imaginar que sean capaces de generar ingresos como para devolver el dinero que les prestan los bancos? En realidad, no devuelven estos préstamos. Los bancos tenían la costumbre de condonar estas deudas (¿a cambio de qué?). Ahora estas condonaciones son limitadas y se habla de prohibirlas pero esto no impedirá que un banco “pase” de reclamar sus deudas (¿a cambio de qué?).

No podemos tolerar que unas instituciones que ocupan un rol central en el funcionamiento de la democracia, como son los partidos políticos, puedan encontrarse en situaciones de deber favores a unos bancos cuando son indirectamente responsables de adoptar las normas que regulan la actividad de estos mismos bancos. Hay aquí un gravísimo conflicto de interés que conviene resolver.

  1. ¿Cuáles pueden ser las soluciones?

Innovar y recolocar al ciudadano en el centro del tablero

Los partidos políticos son necesarios para el buen funcionamiento de la democracia. En una verdadera democracia, los partidos sólo deberían estar al servicio de los ciudadanos, especialmente de sus electores. Ya sea de manera voluntaria (donativo) u obligatoria (impuestos), son los ciudadanos los únicos que deben y pueden financiar a los partidos. Teniendo en cuenta que todos los ciudadanos se benefician de nuestra democracia, me parece lógico que la mayor parte del dinero necesario para la financiación de los partidos se obtenga a través de los impuestos.

Propongo poner en marcha un sistema que he bautizado de los “Cheques Ciudadanos” y que funcionaría de la manera siguiente:

Cuando un ciudadano vota, por ejemplo en las elecciones legislativas, su voto se transforma en una aportación al partido votado para financiar su actividad durante los siguientes 12 meses, haya obtenido representación parlamentaria o no. Por haber votado, el elector recibe también 3 cheques de un importe igual a esta aportación inicial. Los 3 años siguientes, en la fecha aniversario de las elecciones, el elector tiene la posibilidad de usar un cheque para financiar el partido que quiera. Pasado el plazo de un mes, los cheques no canjeados caducan. Para limitar los costes y facilitar la vida de los ciudadanos, podemos imaginar la posibilidad de efectuar estos “pagos” online o en cualquier cajero automático, usando el DNI electrónico.

¿Qué ventajas ofrece este sistema?

  • No hay voto “perdido” o “inútil”. Aunque un partido no haya logrado ningún escaño, puede seguir trabajando para defender sus propuestas.
  • La abstención es por fin un verdadero castigo para los partidos: a mayor abstención, menor presupuesto.
  • El ciudadano adquiere también una mayor conciencia de su poder y de su responsabilidad. Puede incluso decidir votar en blanco para recibir sus 3 cheques en lugar de abstenerse. Si se crea un nuevo partido que considera digno de recibir su apoyo, podrá financiarle en los años 2, 3 y 4.
  • Los partidos no reciben un cheque en blanco. Si al cabo de un año no han ejecutado ninguna de las políticas por las cuales fueron votados, los ciudadanos les pueden castigar sin esperar a las elecciones siguientes.
  • El ciudadano puede castigar a su partido sin castigarse a sí mismo. Supongamos que un elector está convencido de que el partido A es el único que representa sus ideas y convicciones. Le quiere votar para defender sus propios intereses pero a la vez lo quiere castigar porque tiene en sus filas a varios políticos corruptos. Gracias al sistema del Cheque Político, puede votar a este partido pero castigarle decidiendo no usar los cheques del año 2 y del año 3.

Este sistema se puede combinar con otras modalidades, como por ejemplo una financiación mínima asegurada que permita el trabajo estable de los grupos parlamentarios a pesar de un desplome de popularidad.

Transparencia total

Para evitar cualquier tipo de fraude, lo mejor es garantizar la total transparencia de la actividad (no solo financiera) de los partidos. Si los ciudadanos contribuyen de manera obligatoria a la financiación de una institución, es legítimo que tengan acceso a sus cuentas para ver en qué se gasta cada euro del presupuesto. Los ciudadanos tienen también el derecho de saber cuál es la actividad “política” del partido. Todos los empleados del partido y los de sus miembros que ostentan un cargo público (electo o no) deberían tener la obligación de publicar sus agendas para que se pueda saber con quién se reúnen y en qué eventos participan. Puede parecer excesivo pero es el precio a pagar si queremos restaurar la confianza entre partidos y ciudadanos.

Limitar los gastos

De funcionamiento

La deuda pública de España indica con mucha claridad que gastamos por encima de nuestras posibilidades. No conozco en detalle los gastos de los partidos y el nivel de financiación que habría que garantizarles para asegurar un buen funcionamiento de la democracia pero estoy seguro de que los gastos actuales son excesivos. Los partidos dominantes se han convertido en auténticas agencias de colocación para familiares y amigos de sus dirigentes. Hay que poner fin a este gigantismo enfermizo limitando estrictamente este presupuesto.

Por ejemplo, se debería obligar a compartir los estudios y encuestas que encargan los partidos en lugar de duplicarlos. Y, si es posible, se deberían encargar a organismos públicos que ya financiamos (Universidades Públicas, Administración Pública) y no a “consultores” y “asesores”.

Electorales

¿Por qué tenemos que financiar con nuestros impuestos unos meetings faraónicos a los cuales sólo acuden militantes que ya saben a quién van a votar? ¿Por qué debemos pagar por cubrir todas las farolas de Madrid con logotipos de partidos? ¿Por qué debo pagar para recibir cartas de propaganda que van directamente a la basura?

Los ciudadanos deberían poder apuntarse en una lista para señalar a los partidos que sólo quieren recibir un email por campaña electoral con un enlace que les lleve a una plataforma web que albergue el conjunto de los programas electorales de los distintos partidos que se presentan a las elecciones. Cuantos más inscritos haya en esta lista, menos presupuestos para campañas electorales.

Restaurar el órgano de control

Es fundamental conseguir un Tribunal de Cuentas independiente de las presiones de los partidos y que pueda cumplir con su deber en unos plazos razonables. Por supuesto, su actividad debe estar sometida a unas normas de transparencia que permitan el acceso por parte de los ciudadanos a las informaciones que le transmiten los partidos.

Prohibición del endeudamiento

Es absurdo permitir que los partidos se endeuden cuando no tienen la capacidad de generar ingresos para devolver estos préstamos. El sistema actual sólo contribuye a poner a los partidos en una situación de dependencia frente a los bancos.

*****

La gestión y reglamentación de la financiación de los partidos es, a mi juicio, un elemento fundamental del buen funcionamiento de la democracia. La tan deseada regeneración de la democracia pasa entre otras cosas por la modificación profunda del sistema actual de financiación. No pretendo cerrar el debate con este artículo. Al contrario, lo quiero abrir y recoger sus opiniones acerca del original sistema de Cheques Ciudadanos que propongo instaurar.

 

¿Conoces a Albert Rivera?

No soy nada partidario del personalismo en política. No creo en la figura de un “salvador” omnipotente que tenga poderes mágicos para resolver todos los problemas. Y os puedo asegurar que no he elegido afiliarme a Ciudadanos por la personalidad de su presidente. A un partido hay que apoyarle por sus ideas y por el conjunto de personas que se hacen responsable de transformar estas ideas en actos.

Sin embargo, en el mundo mediático de hoy, conviene tener un buen líder y creo que Albert Rivera es un muy buen líder para Ciudadanos.

albert-rivera

Si no le conoces, te invito a descubrir esta entrevista que le hicieron en RNE ayer por la noche:

¿A ti, qué te parece? Me gustaría mucho leer tu opinión en los comentarios.

Hoy es el primer día de mi vida… de Ciudadano

je suis ciudadano

1.   ¿Por qué la política?

Siempre me ha apasionado el debate político. Curiosamente, a pesar de ser belga, mi primer gran recuerdo político es el debate entre François

Mitterrand y Jacques Chirac para las presidenciales francesas de 1988 que seguí en directo en la televisión. Tenía 12 años y me fascinaba ese choque de titanes.

Una vez que tuve edad para poder votar, la política belga empezó a interesarme y hasta me planteé afiliarme a un partido antes de llegar a la conclusión de que no tenía nada que aportar a un partido: ni experiencia de vida, ni experiencia profesional. Nunca vi con buen ojo a los “políticos profesionales” que eligen vivir de la política y entran en política nada más acabar la carrera, sin experiencia “de vida real” que aportar.

Hoy tengo 38 años, 14 años de experiencia como marido, 13 años de experiencia como padre, la experiencia de haber vivido y trabajado en 3 países, por cuenta ajena y por cuenta propia, la experiencia de éxitos y fracasos. Tengo algo que aportar y es el momento. Es el momento porque España necesita nuevos políticos capaces de llevar a cabo nuevas políticas y sobre todo de hacer política de otra manera.

2.   ¿Por qué Ciudadanos?

El centro

Desde siempre, he sido una persona atraída por los partidos de centro: los partidos que tienen en su ADN el debate interno, el debate de ideas y la búsqueda del consenso. No me gusta la política de postureo que defiende posiciones caricaturales e ideológicas. Da la casualidad de que me ha tocado lanzarme al mundo político en un país muy polarizado, con una fractura izquierda/derecha, rojos/azules cuidadosamente alimentada por unos políticos que viven del conflicto más que del consenso. España es un país donde el centro está por (re)construir. Puede ser incluso que la única consecuencia positiva que tenga la terrible crisis económica y social que atravesamos sea justamente el (re)nacimiento de este centro político.

Un partido nuevo

Me encanta la idea de entrar en un partido nuevo (desde luego en Madrid). Por un lado, me gusta que esté todo por hacer porque esto significa también que estamos a tiempo de elegir hacer las cosas de otra manera. Por otro lado, me encanta que no haya ningún puesto que repartir porque esto significa que la gente viene para servir y no para servirse. Y, finalmente, me gusta porque un partido nuevo es un lugar para emprendedores, para gente que quiere proponer, innovar y construir, para gente valiente.

3.   ¿Para qué?

¡¿Y por qué diablos se mete en política en España un belga que no puede ni votar ni presentarse en muchas de las elecciones?!

Lo hago por mis cuatro hijas. Quiero que puedan vivir en una España más decente, más dinámica, más justa. Quiero que vivan en una verdadera democracia, en un país donde se respete la separación de poderes, un país donde sean los ciudadanos y no los partidos los que ocupen el centro de la vida política.

Lo hago por mis futuros nietos. Quiero que un día vayan al colegio felices, sabiendo que van a aprender “haciendo cosas” y no condenados a la pasividad durante más de 15 años. Quiero que vivan en una España donde se premie el esfuerzo y la creatividad más que el enchufe o la suerte. Quiero que vivan en una España donde cualquiera dispuesto a hacer los esfuerzos y sacrificios necesarios pueda transformar sus sueños en realidad.

Por supuesto, lo hago por mí también. Quiero ser de los que suman, aportando ideas y trabajo para que las cosas cambien. No quiero quedarme ni un segundo más en el club de los indignados de salón que dan gritos al cielo y empiezan sus frases con “hay que”. No “hay que”, vamos a hacerlo y yo empiezo hoy. Entro en el club de los Ciudadanos. Je suis Ciudadano.

Podemos dejarnos engañar, ¡o no!

Últimamente se hace cada vez más difícil emitir críticas argumentadas contra Podemos. A todos los que se arriesgan en este terreno, se les (des)califica inmediatamente de miembros asustados de la casta. Los que me conocen saben que soy muy crítico con el PP y el PSOE a los que considero corresponsables de la situación en la que se encuentra España. Los que no me conozcan que lean algunos posts de mi blog para comprobarlo por ellos mismos.

No ataco a Podemos para defender el estatus quo, lo hago para defender a la democracia española y a muchos ciudadanos que están a punto de ser víctimas de lo que no dudo en calificar como la mayor estafa electoral del siglo.

ceci-nest-pas-un-pipe-rene-magritte

  1. Podemos no es anti casta, es otra casta

Podemos se presenta como el movimiento popular que va a devolver al pueblo su soberanía, confiscada desde hace mucho tiempo por una casta de políticos centrados en la defensa de sus intereses propios y no de los ciudadanos a los que deberían representar.

No tengo la más mínima duda de que la democracia española sufre unas cuantas enfermedades que requieren  medidas urgentes: corrupción, favoritismo, caciquismo, clientelismo,… Tampoco tengo la más mínima duda de que los actores tradicionales del juego político español (PP y PSOE principalmente) son incapaces de cambiar unas reglas del  juego que les son tan favorables. Esto significa que necesitamos nuevos movimientos políticos que ofrezcan a la ciudadanía una alternativa real y defiendan un verdadero proyecto de regeneración democrática.

¿Es Podemos la solución a este grave problema de desconexión entre los ciudadanos y sus representantes?

No, rotundamente ¡no!

Podemos dice ser la solución anti-casta. Una  “casta” se define como: parte de los habitantes de una sociedad que forma una clase especial, sin mezclarse con los demás.

Pretenden ser la emanación directa de un movimiento popular casi espontáneo que une a una gran variedad de ciudadanos: jóvenes y ancianos, obreros y directivos, gente del sur y del norte, gente de izquierda, de centro y hasta de derecha. Podemos abre sus puertas a todos los desencantados de 30 años de política del PP y del PSOE.

Si miramos sobre el terreno, en la base del movimiento, puede que parezca real esta transversalidad. Pero conviene mirar la cabeza más que los pies porque, a pesar de presentarse como un movimiento político novedoso, participativo y casi de democracia directa, ya nos hemos podido dar cuenta, a lo largo de su propio proceso constituyente, de que se trata de un partido tanto (o más) centralizado como los partidos tradicionales.

Me he molestado en analizar cuidadosamente los perfiles de cada una de las 63 personas que componen la dirección de Podemos (el secretario general y los 62 miembros del Consejo Ciudadano). He usado los datos publicados por la prensa, por Podemos y la información disponible en redes sociales (sobre todo LinkedIn y Facebook). El resultado de este análisis es sorprendente. Donde el propio Pablo Iglesias ve “gente común”, yo veo una casta que me parece todo menos representativa de un movimiento popular que se autoproclama “transversal”.

La casta de la Complutense

Considerando  que cerca del 30% de la población española tiene un diploma universitario, sorprende enormemente ver que la dirección de este movimiento popular está ocupada al 90% por universitarios, ¡3 veces la media nacional!

Algunos pensarán que esto no es un argumento y que seguramente se puede explicar esta “ligera desviación” porque se habrá elegido dentro de los cientos de miles de afiliados “del pueblo” a los más capacitados para asumir responsabilidades de gestión.  Es discutible pero lo podría entender. Lo que es absolutamente injustificable sin embargo es que 40% de los miembros de la dirección de Podemos salgan de una misma universidad: la Complutense de Madrid. Hay 74 universidades en España. Teniendo en cuenta la alergia a la enseñanza privada de Pablo Iglesias, podríamos reducir este número y limitarnos a las 50 universidades públicas. ¿Cómo justificar que de 50 universidades públicas en este país, una sola provea el 40% de la dirección de un “movimiento popular transversal” de alcance nacional? Para mí, denota una cierta tendencia a creerse parte de una clase especial y no querer mezclarse con los demás. Vaya, vaya… ¡eso huele a casta!

La casta de los “empleados públicos”

Si seguimos con este análisis, vemos que 39 de los 63 miembros de la dirección de Podemos están en nómina del Estado (sobre todo empleados de universidades públicas), 10 son estudiantes, 4 parecen estar en nómina de Podemos, 2 están en paro y 8 pertenecen al sector privado.

Sí, sí, han leído bien, sólo 8 de 63 pertenecen al sector privado. ¡Un 11%!

Cuidado, no me malinterpreten. No quiero denigrar a los trabajadores que dependen del Estado. Nuestra sociedad necesita policías, soldados, bomberos, médicos, enfermeras, profesores y demás funcionarios para funcionar. Lo que digo es que Podemos pierde toda credibilidad como movimiento popular y transversal cuando decide someterse al liderazgo de un grupo donde existe un flagrante déficit de representación del sector privado.

Este sesgo “público” se explica por el propio sesgo “Complutense” y justifica más que nunca el uso del término casta. Si no hay más representación del sector privado es porque Podemos lo crea un grupo de profesores de la Complutense convencidos de formar parte de una élite intelectual, que eligen rodearse de investigadores y alumnos de su propia universidad o de otras (pocas) universidades públicas. ¡Qué lejos estamos de la imagen tan bonita de la asamblea y qué cerca estamos de las direcciones monolíticas tan criticadas del PP y del PSOE!

En conclusión, y a la luz del análisis de unos datos tan objetivos como los perfiles profesionales de los 63 miembros de la dirección de Podemos, se puede afirmar con total seguridad que Podemos es un partido político impulsado, creado, manipulado y dirigido por una autentica casta.

 

  1. Podemos avanza tapado y esconde sus verdaderas motivaciones

Desde sus inicios Podemos se presenta como un movimiento popular de empoderamiento de los ciudadanos. Quieren derrocar a la casta corrupta de los partidos tradicionales y devolver la soberanía al pueblo.

Este discurso parece espontáneo y fruto del descontento generalizado que expresan muchos españoles cansados de luchar contra una crisis económica que parece interminable y hartos de ver estallar un día sí y otro también nuevos casos de corrupción.

La realidad es bien distinta… y Podemos está cada día más cerca de conseguir la mayor estafa política del siglo.

Mientras los militantes de Podemos sueñan con una España renovada, impulsada hacia una democracia más participativa y más directa, la omnipotente dirección de Podemos sueña con una España a medio camino entre el chavismo y el comunismo.

Cuidado, no tengo ningún problema con que Pablo Iglesias y su guardia pretoriana sean comunistas, anticapitalistas o chavistas. Me trae sin cuidado, vivimos en una democracia y pueden defender el proyecto político que quieren. El problema no radica en las convicciones políticas del equipo dirigente de Podemos. El problema radica en la estrategia que han elegido para conseguir sus fines. Están engañando deliberadamente  a millones de españoles escondiendo sus convicciones detrás de un discurso populista y esto es lo que me resulta inaceptable.

Como lo reconocen ellos mismos, después de muchos años de lucha a cara descubierta en las filas de Izquierda Unida, de Izquierda Anticapitalista o de otros movimientos de izquierda radical, se dieron cuenta de que este tipo de discursos no ofrecían perspectivas de victorias electorales. Lejos de desanimarse, decidieron buscar nuevas estrategias para conseguir sus objetivos políticos. De primeras querría agradecerles el detalle de no haber elegido la violencia como hicieron varios colectivos de izquierda radical franceses, belgas, alemanes o italianos en los años 70 y 80. ¡Gracias por haber elegido la vía de la estafa populista!

La estrategia

La nueva estrategia consiste en estafar a la gente aprovechando su descontento, su rabia y su frustración. Como unos buenos surfistas, han sabido elegir y esperar: elegir la mejor ola (averiguar cuáles son los sentimientos populares con mayor potencial electoral, las rabias que más federan a los españoles) y esperar a encontrar el momento más indicado para subirse a la ola y cabalgarla hacia la playa (una crisis económica sin precedente acompañada de una grave crisis de confianza en las instituciones). Aprovechando sus amplios conocimientos teóricos (muchos son profesores de ciencias políticas, sociología o psicología) y sus trabajos prácticos (los experimentos llevados a cabo en Venezuela y otros países “bolivarianos”) han sabido dar en el centro de la diana.

La buena ola

Años de militancia en vano les han enseñado que no basta con enfrentarse a la izquierda y a la derecha. No, es mucho más rentable utilizar una rabia “transversal”, “popular” dirigida hacia un colectivo pequeño: los ciudadanos de a pie contra la casta de los políticos. En lugar de asumir su posicionamiento real a la izquierda de IU, se inventan una nueva escala “vertical”: “somos nosotros, el pueblo, contra ellos, la casta”. Bien jugado, visto así son un 99,99% (pueblo) contra un 0,01% (casta). Además, usando el término negativo “casta” se aseguran de no tener adversario en ningún foro. Claro, ¿quién quiere asumir el papel del malo de la casta? Es como salir a la calle y gritar “voy a matar a todos los idiotas”. Les aseguro que nadie se va a sentir amenazado.

Por supuesto, no podemos culpar a Pablo Iglesias y su equipo del lamentable espectáculo que ofrecen los políticos españoles a los ciudadanos. Son estos mismos políticos los que les han regalado la ola a la que se han subido ahora, y los que la siguen reforzando día tras día. ¡Gracias Señorías! Bárcenas, EREs, tarjetas black, Noos, Familia Pujol, Mercasevilla,… Iglesias & Co,… la gente de Podemos buscaba una ola y les han regalado un tsunami.

El buen momento

La corrupción no es ninguna novedad, ni en España ni fuera. Pero la clave es la sincronización entre unos casos de corrupción y una crisis económica violenta y prolongada que ha desgastado al pueblo español. La gente es fatalista y suele tolerar o aguantar un cierto nivel de corrupción. Sin embargo esta tolerancia se agota cuando despilfarros, sobornos o verdaderos atracos ocurren en una época convulsa en la cual millones de personas pierden su trabajo, ven sus impuestos subir y sus derechos recortados.

Pablo Iglesias y su equipo han lanzado Podemos con el discurso adecuado (la casta roba al pueblo) en el momento adecuado (pueblo agotado y desesperado).

La estafa

La estafa consiste en hacer campaña disfrazados de defensores de la democracia, de la lucha contra la corrupción y de la modernización de la política cuando el objetivo real es instaurar en España un régimen a medio camino entre el de Venezuela de Chávez y el régimen comunista de la ex URSS. Se trata de mantenerse en el terreno de la propaganda a golpe de fórmulas bien estudiadas para que contenten a todos sin asustar a nadie en lugar de entablar un verdadero debate de fondo que obligaría a desvelar la ideología de extrema izquierda y asumir los lamentables fracasos en los que acabaron en ambos casos.

Esta turbia estrategia de falsificación y de engaño masivo que no dudo en llamar estafa populista, no es ninguna alucinación mía. Tampoco es una intuición. No es complicado encontrar pruebas irrefutables de que la “transversalidad” de Podemos es un gran engaño y que esconde en realidad un clásico proyecto de ultra izquierda que no quiere decir su nombre.

Antes de vender este cuento al pueblo, el equipo de Pablo Iglesias ha tenido que vendérserlo a sus más fieles seguidores de los movimientos de izquierda radical (Juventudes Comunistas, Izquierda Anticapitalista, etc.). Han tenido que convencerles de travestirse para conseguir el poder. Vean estos explícitos extractos de una reunión que mantiene Pablo Iglesias con los Jóvenes Comunistas de Zaragoza:

  • Ya no funciona el posicionamiento tradicional, a la izquierda de la izquierda

Ver el vídeo (30 seg.)

  • Hay que cambiar de imagen para conseguir el poder. Los ejemplos a seguir son Venezuela donde Chávez se impone con un partido llamado “Movimiento 5ª Republica” y Ecuador donde Correa gana con un partido llamado “Alianza País”

Ver el vídeo (40 seg.)

  • Hay que esconder las imágenes tradicionales de la ultra izquierda (estrella roja, puño levantado, Internacional, etc.) para no asustar a los electores. Pablo Iglesias da como ejemplo el movimiento Juventud Sin Futuro que, gracias a un buen maquillaje, ha conseguido muchos más seguidores de los que podría haber conseguido usando los símbolos habituales que usaban sus líderes cuando estaban al frente de Contrapoder.

Ver el vídeo (2 min.)

Que cada uno saque sus conclusiones y actúe con responsabilidad el día de las elecciones pero que nadie venga a decir “no sabía”.

No tengo ningún problema con los musulmanes ¿y tú?

Activists Hold Anti-War Rally In New York

 

Es increíble ver como la gente aprovecha los atentados de París para dar rienda suelta a su odio hacia los musulmanes. Dos locos matan a 12 personas en nombre de Allah y ya tendríamos el derecho (o la obligación) de echar a todos los musulmanes de España (o Europa).

¡Cuantas veces tendremos que recordar que los extremistas islamistas no representan a los musulmanes! Les insultan, les oprimen pero no les representan.

¿A caso los cristianos locos responsables de la matanza de Waco representaban a todos los cristianos? Pues entonces, dejemos de estigmatizar a toda una comunidad por los actos de unos cuantos.

Por los tiempos que corren y con la frustración ambiente algunos sienten la tentación de buscar un chivo expiatorio. Y claro, si puede ser “ajeno”, “extranjero”, “distinto” mejor que mejor. No hagamos con los musulmanes en 2015 lo que los nazis hicieron con los judíos en 1940.

Por supuesto, esto no significa que tengamos que renunciar a nuestros derechos o nuestra seguridad. Los musulmanes caben en Europa siempre y cuando respectan sus leyes. Igual que los chinos o los peruanos. No se puede tolerar la violencia, ni la de genero, ni la de los hooligans, ni la de ETA ni la de los islamistas. Pero del mismo modo que nadie se plantea separar hombres y mujeres, prohibir el fútbol o encarcelar a todos los vascos, no vamos a arrojar a todos los musulmanes al mar.

Tolerancia cero con los islamistas pero respeto total hacia los musulmanes.

Una última cosa, es curioso ver como unas mismas personas son capaces de proferir palabras de odio hacia los musulmanes enfundados en camisetas de fútbol que llevan patrocinios como Emirates (Real Madrid) o Qatar Airways (FC Barcelona).  Alergia al musulmán pero no a su dinero… ¡patético! Otra demostración de que racismo e idiotez suelen ser dos trastornos mentales que van de la mano.

Populares Indignados

¡Gracias a los cerca de 200 electores del PP que han participado en mi encuesta! A pesar de no ser una muestra estadísticamente suficiente para sacar conclusiones de la más alta calidad, sí son datos suficientes para hacerse una idea de lo que pasa por la cabeza de los electores “de derechas”.

 

1.   Enorme indignación

Los innumerables casos de corrupción, el no cumplimiento del programa electoral y el desperdicio de una mayoría absoluta han llevado al 93% de los electores tradicionales del PP a querer castigar a su propio partido.

 

Cospedal

La cuestión es entonces ¿cuál es la mejor manera de castigar al PP?

 

2.   Sensación de impotencia

El 75% de los electores de derechas considera que se necesitan más alternativas de voto. Son muchos los que no contemplan seriamente votar al centro (UPyD o Ciudadanos) y los que no creen en Vox.

El 36% de estos electores tradicionales del PP, no sabe todavía a quién votará en las próximas generales de 2015 pero está seguro de no querer votar al PP.

El 20% no quiere votar al PP pero podría votarle a regañadientes para evitar un mal mayor (Podemos).

El 9% no ve otra opción válida que la abstención.

Claramente, el electorado de derechas se merece que se le ofrezca una alternativa constructiva y pragmática.

 

3.   Acogida de la propuesta de regeneración democrática de derecha

Al descubrir la original propuesta que hemos diseñado (aunque de momento no sea más que un boceto), el 31% de los electores tradicionales del PP se entusiasma hasta el punto de decir “contad con mi voto”.

Un 35% adicional se declara dispuesto a respaldar esta propuesta en las urnas bajo condiciones. Las condiciones más mencionadas son, por orden de popularidad: (1) conseguir que se presenten personas de renombre y de confianza, (2) conseguir el apoyo suficiente para que el PP no pueda hacer nada sin “nuestros” diputados, (3) detallar más el programa, (4) defender la vida y (5) ofrecer las más estrictas garantía de transparencia y democracia interna.
Como pueden ver, condiciones muy legítimas y que se pueden cumplir con un trabajo serio en cuanto a programa y movilización.

Finalmente, un 21% se declara “no convencido”. Una mitad reprocha al proyecto su posicionamiento como socio natural del PP. Esta mitad no quiere saber nada del PP. Otra mitad se preocupa por el eventual daño que podría provocar este nuevo partido al número total de representantes “de derechas” en el parlamento.

En conclusión, creo que existen serios indicadores a favor de la puesta en marcha de un proyecto de derechas que ofrezca al elector una verdadera alternativa al PP. Un proyecto que sea lo suficiente ambicioso para obligar al PP a adoptar medidas de regeneración democrática y a cumplir sus promesas de 2011. Un proyecto que sea lo suficiente humilde y pragmático para fijarse objetivos alcanzables en un solo año, que es el tiempo que nos separa de las próximas y seguramente cruciales elecciones generales de 2015.

Personalmente me comprometo a hacer todo lo que está en mi mano para transformar este proyecto que ya ha generado mucha ilusión en una realidad política que consiga resultados.

Cómo castigar al PP sin favorecer a Podemos

Hablo a la gente “de derechas” porque son los que me leen y a los que más conozco pero lo que digo se puede aplicar a la gente “de izquierdas”.

Estáis disgustados. El PP apesta a corrupción y no parece que le preocupe mucho realmente. Hace años que promete escuchar a sus electores y cambiar el sistema pero ha desperdiciado su mayoría absoluta y no ha reformado NADA para mejorar la calidad de la democracia española:

Ha votado una Ley de Transparencia “de segunda” que se queda muy corta respecto a los estándares internacionales o a la Directiva europea. Lo ha hecho para proteger sus propios intereses, en detrimento de los intereses de los ciudadanos. No quieren que podamos controlar mejor su actividad y destapar más fácilmente sus chanchullos.

No ha hecho absolutamente nada para recortar los gastos políticos: vender los coches oficiales, fusionar ayuntamientos, cerrar instituciones completamente inútiles que sólo sirven para colocar a dedo a amigos y familiares, etc.

No quiere oír hablar de primarias, listas abiertas y otras medidas que permitirían luchar contra el caciquismo de los partidos para reforzar el papel del ciudadano y permitirle castigar a los corruptos y a los inútiles en las siguientes elecciones.

Defiende un modelo de financiación de partidos que permite muchísimos abusos y el despilfarro del dinero público.

Y, lo más grave, se niega a respetar la separación de poderes y sigue controlando a la Justicia, colocando a dedo a los jueces para que sean lo más dóciles posibles.

 

Los partidos dominantes (PP y PSOE) se niegan a adoptar medidas que vayan en contra de sus propios intereses. Entonces, ¿qué podemos hacer?

¿Votar a Podemos y arriesgarnos a crear en España un estado populista al estilo de Venezuela? ¿Quedarnos en casa y dejar que decidan otros?

UPyD y Ciudadanos son otras opciones para los electores “de derechas” pero, tras haber hablado con muchos de ellos, veo bien que les cuesta muchísimo renunciar a votar a las ideas del PP.

Realmente, ¿no hay una manera para el elector tradicional del PP de castigar al PP sin castigarse a uno mismo ?

A mí se me ha ocurrido algo: el voto condicionado al PP.

Me explico:

Propongo crear un partido que promete ser un aliado fiel del PP, votando a favor de todas las propuestas que estén incluidas en su programa PERO ponemos condiciones a este apoyo:

1/ Más y Mejor democracia

Nueva Ley de Partidos (cuentas transparentes, primarias)
Nueva Ley electoral (los votos de todos los españoles tienen que valer lo mismo, listas abiertas, etc)
Nueva Ley de Financiación de los Partidos

2/ Verdadera política anti-corrupción

Justicia Independiente (los partidos no pueden elegir a sus jueces)
Supresión de los aforamientos y de los indultos
Tribunal de Cuentas con poderes reales para controlar las cuentas de los partidos y sancionar en caso de infracción.

3/ Reducción de los gastos “políticos”

Menos coches oficiales, menos asesores, menos gastos para las campañas electorales, fusión de Ayuntamientos, cierre de entidades públicas que se crearon exclusivamente para colocar a amigos,…

4/ Reforma de las Administraciones Públicas

Acabar con los nombramientos “a dedo”, acabar con las duplicidades entre Estado y CCAA, etc.

5/ Lucha contra el fraude fiscal

En lugar de subir siempre los impuestos, ¿por qué no hacemos todo lo posible para cobrar los que existen y así poder reducirlos?

Se trataría de un partido “biodegradable”: se crearía exclusivamente para tomar estas medidas concretas tan necesarias que los políticos nunca adoptarán porque van en contra de sus propios intereses y privilegios.

Si el PP no quiere transformarse y regenerar la democracia, no queda otra que obligarle a hacerlo. Pongamos nuestro voto al PP en una caja fuerte.

caja-fuerte-160827

No les daremos la llave hasta que no hayan aceptado adoptar todas y cada una de estas medidas imprescindibles para regenerar una democracia tremendamente debilitada.

Por favor, dedica 2 minutos (no se tarda más) a rellenar esta encuesta para ayudar a encarrilar este proyecto atrevido pero nada descabellado. No te olvides nunca de que eres tú el que vota y el que tiene la sartén por el mango.

 

P.D. Si eres “de izquierdas” pero te asusta el populismo de Podemos, ¿por qué no creas un partido que permita condicionar el voto al PSOE?