Saltar al contenido.

Posts etiquetados ‘lecciones de vida’

iParricidio – El día que la telecomunicación mató a la comunicación

atribuido a Banksy

atribuido a Banksy

El sábado, mi hija de 13 años casi 14 años (perdón hijita…) tenía una fiesta sorpresa para una amiga. Al salir de casa dudo en llevarse el móvil y al final lo dejó en casa diciendo: “no lo voy a necesitar, todas mis amigas estarán allí”. Cuando volvió a casa, le pregunté ¿qué tal? y me dice: “un horror, todas las niñas tenían sus móviles y no pararon de chatear entre ellas y sacar fotos para subirlas a Instagram. Fue la peor fiesta de mi vida.”

Señoras y Señores, bienvenido al absurdo siglo XXI. Vivimos la época más rica en herramientas de telecomunicación que está a punto de convertirse en la más pobre en términos de comunicación. Paradójico, ¿no?

Por cierto, no es un problema de jóvenes. Muchas veces ellos sólo reproducen lo que ven. ¿Y qué ven? Pues ven a sus padres usar el móvil en la mesa en lugar de dedicar su plena atención a la comunicación familiar. Ven a sus padres ¡chatear mientras ven una película en el cine! Ven a sus padres jugar con el móvil mientras les columpian. Etc.

¿Sabéis cuál es el primer gesto de la gente al despertar? No, no es dar un beso a su pareja ni abrir las persianas. Es ¡encender el móvil!

Para alimentar esta reflexión personal y colectiva que necesitamos tener urgentemente, me gustaría compartir con vosotros 2 artículos:

  1. La historia de esta señora de EEUU que ha inventado una “cárcel para móviles” para proteger a su familia y garantizar “momentos sin móviles”.
  2. El interesantísimo análisis de esta psicóloga sobre la inquietante desaparición de la conversación.

¡Buena lectura y buena reflexión!

Espero con impaciencia vuestros comentarios.

Iberia, la anti-empresa

iberia

 

Viajo en avión desde hace más de 20 años. He volado en casi todos los continentes, en todo tipo de aerolíneas y en todo tipo de aviones. Sin duda mis peores experiencias están vinculadas a un nombre: Iberia.

Me han hecho perder horas y horas con sus retrasos. Me han hecho perder correspondencias y complicado mucho algunos viajes. Me han perdido maletas. Me han hecho viajar en malas condiciones (recuerdo un vuelo con la pantallita rota y el asiento que no se podía inclinar). Hasta he dedicado horas a hacer colas para poder comunicarles mis quejas a las que por cierto jamás me contestaron.

Hoy ha sido la gota que colma el vaso. Tenía que viajar a Londres con mi mujer y mi hija Jimena para dejarla mañana en el colegio donde va a estudiar y perfeccionar su inglés este año.

Teníamos un vuelo con hora de salida a las 8h30. Entramos en el hall de salidas del aeropuerto a las 7h15. Nos peleamos 15 minutos con una máquina para sacar unos billetes. Al final del proceso… ¡cero billetes! y un mensaje que dice que hay que pasar por un mostrador. Bueno, vamos al mostrador. Aquí una señora nos pregunta adónde volamos y nos indica la fila que nos corresponde. Después de 15-20 min de cola, nos toca nuestro turno y una señorita nos anuncia con una gran sonrisa que nuestro vuelo está cerrado. Por supuesto me fui rápido a reclamar sin poder creerme lo que estaba escuchando pero efectivamente me confirmaron que me podía comer mis billetes con o sin patatas.

¿Por qué obligan a sus clientes a pelearse con una máquina? Sus precios no son de Low Cost pero pretenden tratar a sus clientes igual de mal (o peor).

¿Por qué la señora que me indica la fila y sabe que voy a Londres en el vuelo de las 8h30 no me acompaña directamente a un mostrador?

¿A quién le puede parecer lógico obligar a los pasajeros a estar en el aeropuerto 2 horas antes de su vuelo que dura 2 horas? ¿Se imagina a usted que tarda 30 min en metro para ir a trabajar todos los días que mañana le obligasen a estar 30 min antes en el andén?

Estoy harto de que Iberia me maltrate. No volaré nunca más con ellos, ¡ni con billetes regalados! Estoy convencido de que acabarán quebrando. Será dentro de 5, 10 ó 15 años pero acabarán quebrando. Su propuesta de valor está ya en bancarrota. Venden vuelos a precio de Emirates con servicio de Ryanair (o incluso peor).  Cuando vuelo con Ryanair sé que tengo que pagar un precio emocional a cambio de un billete barato: check-in online e impresión de billete desde casa, proceso de reserva que parece una carrera de obstáculos, temblores a la hora de poner las maletas en sus inciertas básculas, viaje lleno de anuncios, etc. Pero esta es su propuesta de valor: precio bajo y puntualidad a cambio de algún que otro inconveniente. Sin embargo lo de Iberia era muy distinto, era una auténtica tortura: tener que aguantar la mirada arrogante de una empresa que se cree la pera cuando en realidad es un verdadero desastre.

¡Qué bien! Ya estoy hablando de ellos en el pasado. No son ya más que un mal recuerdo, una pesadilla después del despertar. Para mí son ya como este restaurante del que saliste con una gastroenteritis y al que no piensas volver. Pasar por delante ya no te sulfura, sólo sientes pena por los clientes que ves sentados cuando miras por sus ventanas.

 

Crisis (3) – Reacción ciudadana

Tenemos un crimen, unos criminales identificados y ahora ¿que?¿Vamos a aceptar que se vayan “de rositas” y preparen la siguiente estafa?Sabiendo que cada nueva crisis que nos preparan desde hace 30 años es más grave que la anterior… !me pongo a temblar!

Cuando llego al poder en EEUU el Presidente Obama dio la sensación de que estaba dispuesto a reaccionar para exigir responsabilidades y adoptar medidas legales estrictas que volviesen a regular un sector bancario que ha demostrado carecer del más mínimo sentido de responsabilidad. Pero los meses pasan y… no ha cambiado nada. Claro, ahora que he visto a Inside Job entiendo porque… Rodeado de criminales ¿que va hacer Obama? Nada.

Al final en este caso concreto como en otros llego a una misma conclusión: el único que puede cambiar el mundo es el consumidor. Es decir, tu y yo, ¡nosotros!

¿Eres cliente de un banco? Entonces es tu responsabilidad exigir que gestione tu dinero con cabeza y no comprando cualquier cosa que se ha inventado un “genio” de Wall Street. Tu dinero lo tienen que invertir en empresas par crear riqueza y no en productos financieros para crear ricos.

¿Eres accionista de un banco? Entonces puedes hacer preguntas en la Junta General de Accionistas. ¿Como es posible que se hayan dejado engañar ejecutivos que al mirar sus sueldos deberían ser muy listos y profesionales? También puedes sugerir que todos los empleados del banco asisten a proyecciones privadas de Inside Job para que abren los ojos y no se dejen engañar por los Goldman Sachs de turno.

¿Tienes patrimonio y sueles invertir? No compres ni un solo producto de Goldman Sachs. Es verdad que no es el único banco que forma parte de la banda criminal pero es el que más responsabilidad tiene. Ya que no podemos boicotear a todos empecemos por el peor de todos. Castigaremos a uno y asustaremos a todos.

Pero también somos todos electores y tenemos que exigir de nuestros representantes en el parlamento que hagan su trabajo. Que voten las leyes necesarias a nuestra protección y que no se dejen “convencer” por grupos de presión (lobbies) que solo defienden sus intereses particulares.

Ha llegado la hora de despertar y de asumir nuestras responsabilidades de ciudadanos. Ya no podemos delegar nuestras responsabilidades (outsourcing) las tenemos que asumir todos juntos (crowdsourcing)

Crisis (2) – Los criminales menos buscados…

No voy a analizar todo el mecanismo que provoco la crisis. El documental Inside Job lo hace muy bien dejando a todos los responsables en evidencia. Sin embargo me parece útil recordar brevemente los distintos componentes de la banda criminal

1. Las Grandes Firmas de Wall Street

Acuso a todas la grandes firmas de Wall Street (Goldman Sachs llevandose la palma) de haber transformado la economía en un casino. Os lo digo tal cual. En el casino el único que gana es el dueño del casino. En la economía que han pervertido los “artistas” de Wall Street los únicos que ganan son estos mismos artistas que cobran comisiones y bonus descomunales por arriesgar un dinero que no es suyo. Los mercados financieros solo tienen sentido para permitir que los ahorros de los ciudadanos sirvan para financiar proyectos de los emprendedores. Los productos financieros no crean valor para la sociedad, solo crean ricos en el mundillo de Wall Street y muchos pobres por todos lados…

2. Las agencias de rating

¿Os imagináis un avión que se estrella? La investigación demuestra que sus motores no estaban en buen estado y permite averiguar que la empresa encargada de examinarlos había cobrado dinero de la aerolínea para cerrar los ojos. Nadie puede imaginar un solo segundo que los responsables de esta empresa no fueran perseguidos por la justicia.

Pues en el maravilloso mundo de Wall Street no vale el sentido común. Tres empresas cobran millones para certificar el nivel de riesgo de los productos financieros (Moody’s, Standard & Poors y Fitch) pero no asumen responsabilidad ninguna en caso de “error”. Es que solo dan su “opinión” nada más. ¿Os parece lógico que estas agencias puedan dar la mejor nota a un banco que se declara en quiebra al día siguiente sin incurrir ninguna responsabilidad? A mi me parece escandaloso. Y no nos olvidemos que las “opiniones” de estos sin vergüenza son las que en la actualidad pueden llevar un país a la quiebra por bajarle su nota (Grecia, Portugal,… España). ¿Porque creer que en este caso sus opiniones son honestas y no dictadas por los intereses particulares de algún que otro banco de Wall Street?

3. El sector público

Llamo al sector público los Bancos Centrales (sobre todo la todopoderosa FED), los gobiernos y los diputados. Todos ellos se han dejado manipular (no tengo pruebas pero buscando un poco no dudo que podamos utilizar la palabra “comprar”). Han destruido poco a poco los obstáculos legales que impedían a los bancos jugar al casino. Han permitido que se perpetre este crimen económico contra la humanidad.

Pero no me olvido de los jueces que no han perseguido a nadie por este crimen. Parece ser que el estafador Madoff va ser el único en pagar los platos rotos… ¿Por que?

En mi próximo post intentare sugerir una “solución” ciudadana.

No hay felicidad sin acción

Para no cansaros con este tema (aunque me parezca precioso y fundamental) voy a publicar mi ultimo post de esta serie dedicada a la Felicidad.

Durante el evento organizado por el Instituto de la Felicidad (Coca Cola), muchos ponentes subrayaron el vinculo entre felicidad y acción:

G. Zerbino (el sobreviviente): no sirve lamentarse, hay que actuar.

V. Fuster (cirujano): para ser feliz hay que encontrar su talento (todo el mundo tiene por lo menos uno) y utilizarlo sin descansar.

Primer Ministro de Bhutan: la felicidad es dar lo mejor de ti para hacer feliz a los demás

Alguien menciono las palabras de Gandhi: Uno logra la felicidad cuando lo que piensa, lo que dice y lo que hace están alineados.

Personalmente no he esperado a estas conferencias para tomar la decisión de actuar pero debo de reconocer que estas palabras me han dado alas.

En mi próximo post os hablare del proyecto (loco) que he decidido poner en marcha.

Sabiduría china

Perdón por haber abandonado el blog durante semanas pero… 10 años de boda se tienen que celebrar. Nos fuimos de viaje sin hijas ni internet  😉

Sigo esta serie de post sobre la felicidad con un proverbio chino:


Si quieres ser feliz durante una hora, duerme la siesta.

Si quieres ser feliz durante un día, vete a pescar.

Si quieres ser feliz durante un año, hereda una fortuna (creo que la loteria vale también)

PERO Si quieres ser feliz toda tu vida lo mejor que puedas hacer es ayudar a los demás.

Palabra de Superviviente

El primer post de esta serie dedicada a la Felicidad se inspira de las palabras de Gustavo Zerbino, superviviente del accidente aéreo de los Andes (¡Viven!).

La felicidad esta siempre vinculada a la acción. Somos felices de lo que hacemos. La felicidad es más el viaje que el destino.

Este experto en “desgracia” nos enseña que no sirve de nada quejarse. Muchas veces nos quejamos para buscarnos excusas (“la culpa es de ZP”) sin embargo lo único que sirve es aceptar la realidad (por muy dura que sea) y querer formar parte de la solución.

Lo que nos ocurre no es nunca lo más importante/decisivo. Lo que más importa es nuestra reACCIÓN frente a estas circunstancias.

Tenemos que luchar contra nosotros mismos y el peso de la tradición:

  • dejar de hablar de suerte/mala suerte y centrarnos en el esfuerzo
  • dejar de buscar excusas o responsables y buscar soluciones
  • no escuchar las quejas (ni las nuestras ni las de los demás)

Gustavo utilizo una imagen que me gusto, sobre todo en la perspectiva de la educación de los niños:

A los niños nos les afecta la lluvia. Están dispuestos a disfrutar jugando en los charcos y el barro. Pero los mayores les van encerando poco a poco en una tradición negativa: no salgas, llueve, que mala suerte, sera mejor que te aburras en casa…  No podemos limitar así el campo de libertad, de acción de los niños. Deberíamos educarles diciéndoles que con trabajo y esfuerzo nada es imposible. Hacer de ellos los actores de su destino y no seres pasivos/asistidos. Serían mucho más felices.

Realmente me impactaron mucho las palabras de este verdadero heroe. Recordare para siempre sus palabras, su humildad, su determinación y su simpatía.

Síndrome postvacacional

Ya hemos vuelto (casi) todos de vacaciones y los periodicos empiezan a llenarse de artículos sobre el “síndrome postvacacional”.

Segun lo que he podido encontrar en la web. estos son sus sintomas: Estamos ante un conjunto de síntomas que reflejan un estado de ánimo como reacción de rechazo al trabajo tras un período más o menos prolongado de vacaciones. Estos síntomas pueden situarse próximos a la depresión, irritabilidad, astenia, tristeza, apatía, ansiedad, insomnio, dolores musculares, tensión, nauseas, extrasístoles (palpitaciones), taquicardias, sensación de ahogo y problemas de estómago, entre otros.

Personalmente a mi no me afecta para nada la vuelta a Madrid. He tenido unas vacaciones estupendas: ver el sol cada día durante une mes en Santander (¡te lo prometo!), pasar mucho tiempo con mis tres hijas, leer buenos libros, etc. PERO me apetece volver a trabajar, volver a escribir en el blog, volver a imaginar proyectos nuevos, volver a jugar al padel cada lunes con mis amigos, etc.

Si puedo darte un consejo sería este: si solo estas feliz durante las vacaciones, tienes que cambiar de vida porque estar feliz solo un tercio del año (contando los fines de semana) es una pena. Por supuesto que hay momentos en los que nos gustaría no tener que trabajar, no tener que madrugar, no tener que estudiar, no tener que ir al cole, etc. Pero es fundamental ser capaz de encontrar algo de felicidad en su rutina. Y si no, cambio de rutina !

Y tú, ¿das sangre?

Hace unos meses mi mujer estuvo a punto de morirse dando a luz a la tercera de “mistreshijas”. Se salvo gracias a los fantásticos médicos del hospital La Paz y a la generosidad de unos cuantos anónimos. Estos anónimos son las personas que tienen la buena costumbre de dar su sangre.

Me da vergüenza decirlo pero he tenido que contraer esta deuda de sangre para transformarme yo también en donante regular de sangre. Creo que hacia 15 años que no lo hacia (desde la universidad). Y porque ? Pues… por dejadez…

Dar sangre no duele. Es verdad, duele menos que el pisotón que te dan una vez al mes de media si utilizas los transportes públicos. Y si no utilizas los transportes públicos, duele menos que el pelotazo que recibes de vez en cuando jugando al padel.

Dar sangre es rapidísimo. Dura más o menos 20 minutos desde que te subes al autobús (que cada cierto tiempo viene a visitar tu zona) hasta el momento que sales: formulario con preguntas de salud, donación de sangre, breve descanso con bebida y comida. Como solo puedes dar sangra 4 veces al año significa que como mucho te lleva 80 minutos al año, es decir algo como 10 segundos al día… menos que lo que dura un anuncio en la tele.

Dar sangre no cuesta nada pero a la vez no tiene precio. Todo el mundo no puede permitirse dar dinero para asociaciones caritativas. Sin embargo todo el mundo tiene sangre y salvo excepciones todo el mundo puede darlo. Pero a la vez, dar sangre es un gesto de gran valor porque la sangre solo se puede conseguir con la generosidad de cada uno. Un multimillonario muy generoso no puede sacar la sangre-chequera y regalar 10.000 litros. No nos podemos esconder detrás de la generosidad de los demás o contar con los subsidios de un gobierno. Se necesitan los dones humildes de cada uno. ¡Si tu no lo haces NADIE lo podrá compensar!

Yo lo tengo claro en España hay dos tipos de personas. No son los españoles y los extranjeros, tampoco los del PP y los del PSOE, tampoco los del Madrid y los del Barca… Solo hay los que dan sangre y los que no.

Seguro que ya has elegido tu equipo.

 

¿Se puede aprender algo del triunfo de España en el mundial?

Creo que si.

Ayer por la noche miles de españoles bajaron a la calle para festejar. Esta tarde serán otra vez miles en recibir a los campeones con la copa. Creo que esta victoria puede cambiar muchas cosas en el panorama español. Sin embargo hace falta un pequeño esfuerzo de pedagogía para que este cambio se produzca.
Los niños y adolescentes de este país tienen delante de los ojos muchos ejemplos: Pau Gasol y sus compañeros de la ÑBA, Rafa Nadal y sus compañeros de la Copa Davis, Contador y como no este fantástico grupo de futbolistas que acaban de ganar el Mundial. Que nadie se equivoque, el punto en común de todos estos deportistas de élite no es el talento, es el trabajo. Un trabajo descomunal: miles de horas de esfuerzo (para entrenar), de humildad (para escuchar las criticas y las recomendaciones de “profesores”), de perseverancia (para levantarse después de una derrota). Sería un error muy grave enfocarse en el talento natural, en los altos sueldos que cobran, en los cochazos que conducen, etc.
Se acabo la España del dinero fácil con pelotazos inmobiliario, recalificaciones de terrenos y chanchullos. Para que España se levante hace falta trabajo, mucho trabajo. Humildad, mucha humildad. Perseverancia, mucha perseverancia.
El guiri que soy da la más sincera enhorabuena a todos los españoles. Este Mundial os lo merecéis por talento, trabajo, humildad y perseverancia. Ahora que habéis dado con la receta podéis cocinar muchos éxitos más.

Si estas buscando un libro para este verano, te recomiendo este de Malcom Gladwell con un análisis brillante del éxito y de su receta.