Saltar al contenido.

Posts etiquetados ‘consumismo’

¿Somos tontos?

Hace poco leia en twitter una frase muy graciosa: “tú no eres el cliente de Facebook, tú eres su producto”.

Es verdad, hay que saberlo. Muchas empresas de Internet (no solo Facebook) que ofrecen herramientas gratuitas a sus usuarios transforman estos mismos usuarios en productos vendiendo sus datos personales.

Si no quieres ser el tonto de la película, más te vale mirar de cerca esta ilustración y tomar las medidas necesarias.

Lo mejor y lo peor de la publicidad

Estos últimos días, paseando por la calle, me he encontrado con 2 publicidades. Son muy distintas. Una invita a la ternura y diría que despierta los mejores sentimientos humanos. La otra invita a la avaricia y alimenta el peor sentimiento humano. ¿Realmente se puede medir la felicidad en Euros?

Os dejo descubrir los 2 anuncios y espero vuestras reacciones.

Crisis (3) – Reacción ciudadana

Tenemos un crimen, unos criminales identificados y ahora ¿que?¿Vamos a aceptar que se vayan “de rositas” y preparen la siguiente estafa?Sabiendo que cada nueva crisis que nos preparan desde hace 30 años es más grave que la anterior… !me pongo a temblar!

Cuando llego al poder en EEUU el Presidente Obama dio la sensación de que estaba dispuesto a reaccionar para exigir responsabilidades y adoptar medidas legales estrictas que volviesen a regular un sector bancario que ha demostrado carecer del más mínimo sentido de responsabilidad. Pero los meses pasan y… no ha cambiado nada. Claro, ahora que he visto a Inside Job entiendo porque… Rodeado de criminales ¿que va hacer Obama? Nada.

Al final en este caso concreto como en otros llego a una misma conclusión: el único que puede cambiar el mundo es el consumidor. Es decir, tu y yo, ¡nosotros!

¿Eres cliente de un banco? Entonces es tu responsabilidad exigir que gestione tu dinero con cabeza y no comprando cualquier cosa que se ha inventado un “genio” de Wall Street. Tu dinero lo tienen que invertir en empresas par crear riqueza y no en productos financieros para crear ricos.

¿Eres accionista de un banco? Entonces puedes hacer preguntas en la Junta General de Accionistas. ¿Como es posible que se hayan dejado engañar ejecutivos que al mirar sus sueldos deberían ser muy listos y profesionales? También puedes sugerir que todos los empleados del banco asisten a proyecciones privadas de Inside Job para que abren los ojos y no se dejen engañar por los Goldman Sachs de turno.

¿Tienes patrimonio y sueles invertir? No compres ni un solo producto de Goldman Sachs. Es verdad que no es el único banco que forma parte de la banda criminal pero es el que más responsabilidad tiene. Ya que no podemos boicotear a todos empecemos por el peor de todos. Castigaremos a uno y asustaremos a todos.

Pero también somos todos electores y tenemos que exigir de nuestros representantes en el parlamento que hagan su trabajo. Que voten las leyes necesarias a nuestra protección y que no se dejen “convencer” por grupos de presión (lobbies) que solo defienden sus intereses particulares.

Ha llegado la hora de despertar y de asumir nuestras responsabilidades de ciudadanos. Ya no podemos delegar nuestras responsabilidades (outsourcing) las tenemos que asumir todos juntos (crowdsourcing)

Crisis (1) – Crimen económico contra la humanidad

Esta semana he visto la película “Inside Job“.

Es un documental que analiza la crisis económica que atraviesa el mundo desde hace más de 2 años. Es impactante. Os lo recomiendo a todos. Es fundamental que nos enteremos de que esta terrible crisis no es el fruto de la casualidad o de la fatalidad. No es ningún accidente. Francamente, creo que la única manera de calificar esta tragedia es llamarla “crimen económico contra la humanidad“.

Un grupo de criminales disfrazados de respetables banqueros ha organizado una estafa de máxima envergadura que ha llevado millones de victimas a perder su trabajo, su dignidad… su futuro. Jubilados han perdido sus ahorros y no podrán disfrutar del fin de vida tranquilo que se habían ganado día a día durante largos años de trabajo. Familias han perdido su techo porque un padre y/o una madre han visto como su fabrica cerraba. Estudiantes han tenido que renunciar a sus planes de futuro porque ni sus padres ni los bancos pueden financiar sus estudios. Los más pobres entre los más pobres ven como las ayudas del “primer mundo” ya no llegan. Esta crisis no tiene un rostro tiene miles de rostros distintos.

Y ¿porque tanto sufrimiento? Pues porque una gentuza ha engañado, corrompido, mentido, falseado para montar la estafa del siglo. Un grupo de sin vergüenza se ha divertido jugando al casino de Wall Street con dinero que no era suyo. con nuestro dinero .

Señores y señoras habréis oído hablar de Madoff, ¿no? Pues os lo digo el señor Madoff es papa pitufo al lado de la banda criminal que organizo la crisis.

Sin embargo el señor Madoff esta en la cárcel y este grupo de criminales disfruta de sus millones al sol del caribe a desde sus maravillosos pisos de Park Avenue…

En mi próximo post identificare a los criminales.


Comprar es votar

Ayer por la noche he visto la “pelicula” Food Inc.
Se trata de un documental sobre la industria de la alimentación.
Más allá del propio mensaje del documental me quedo con la conclusión: “votas tres veces al día”. Con esta frase quieren decir que si quieres realmente cambiar las reglas del juego en materia de alimentación, lo que tienes que hacer es pensar mejor antes de comer. Por ejemplo, si no quieres que se gaste tanta energía y productos químicos para “fabricar” tomates todo el año –> solo comes tomates durante su temporada natural.

Esta filosofía creo firmemente que la tenemos que adoptar todos. La sociedad del consumo en la que estamos todos involucrados no la pueden cambiar los políticos porque cobran de las empresas grandes. Pero el talón de Aquiles del sistema consumista es su dependencia de los consumidores. En esta nueva democracia no es tanto el voto que cuenta sino más bien las miles compras que hacemos a lo largo de nuestra vida.
Cada vez estoy más convencido que el único que puede cambiar el mundo es el consumidor. Es fundamental ajustar su consumo a sus convicciones más profundas. De nada sirve preocuparse por el medio ambiente si seguimos comprando productos que atraviesan el planeta para llegar a nuestro plato o si compramos coches que gastan demasiado gasolina.
El cristiano de hoy no consigue nada si se dedica a juzgar y condenar a los demás. Sin embargo si todos los cristianos empiezan a consumir de manera cristiana… el mundo podría empezar a cambiar 😉

Si te interesa este tema, te pueden interesar esta web:
http://www.goodguide.com

Papa, ¿porque no somos del Atleti?

Para los que no viven en Madrid y no han oido el ruido que hicieron los aficionados del Atlético de Madrid ayer por la noche, cabe recordar que el Atleti se proclamo campeon de la Europa League (ex copa de la UEFA).

Muchos pensaran “y ¿que?, no me vas a decir que este blog se va convertir en una tertulia más sobre futbol“. No os preocupeis (sobre todo vosotras), no tengo ninguna intención de hablar de futbol. Quiero hablar de ilusión.

Hacia 14 años que los aficionados del Atleti no celebraban un titulo (no cuento su titulo de campeon de segunda que les procura más vergüenza que otra cosa). Hacia 50 años que no celebraban un triunfo continental. Me parece admirable la paciencia de unos aficionados que tienen en su propia ciudad otro equipo que gana titulos cada dos años y que sin embargo siguen fieles a sus colores.

Vivimos en un mundo donde la paciencia desaparece. Lo quiero y me lo compro. Lo quiero y me lo compra mama, papa o los abuelos. Asi de fácil… Y asi, poco a poco vamos matando la ilusión y la felicidad. Por que como le decia muy bien una experta en una charla en el colegio de mis hijas el otro día “la ilusión es el motor de la felicidad“.

Cuando paseas por las calles de Madrid hoy, reconoces en seguida los aficionados del Atleti (los llamados “Colchoneros”) no porque llevan con orgullo una bufanda con sus colores pero simplemente porque a pesar de la famosa crisis llevan una sonrisa inmensa.

Tenemos que enseñar a nuestros hijos (y a veces a nosotros mismos) que la satisfacción inmediata de los deseos mata la ilusión y nos aleja de la felicidad. Los regalos de los Reyes se abren el 6 de enero por la mañana, no el 5 por la noche…

El Corte Inglés te ofrece esta misa

Esta semana se anuncio a bombo y platillo que Aquarius (grupo Coca-Cola) se ha convertido en bebida oficial del Camino de Santiago.

Yo soy un profesional del marketing pero… aun asi me cuesta entender el sentido que tiene este patrocinio, esta contaminación comercial de la fe.

No cabe duda que nuestro mundo se ha transformado en un hiper-hiper-mercado. La gente se deprime los pocos días al año que cierran las tiendas y los niños reconocen los logos de Coca-Cola, Nike, Apple y BMW antes de aprender a leer.

El ambito espiritual y más especificamente la Iglesia es (o debería ser) un refugio donde el hombre todavía es más importante que el objeto, el nombre más importante que la marca. No deberiamos acceptar la incursión de las marcas en el ambito espiritual porque perderíamos la ultima fortaleza que tenemos para resistir y preparar la reconquista.

Si no nos ponemos firmes hoy, veremos como las empresas que patrocinan la rehabilitación de catedrales acabaran cambiando sus nombre como lo han hecho con los estadios de futbol. “Mira hijo, esta iglesia es Los Doritos, aunque cuando era pequeño se llamaba Los Jeronimos”. Y con el paso del tiempo, cuando el Estado ya no podra pagar a los curas, podremos escuchar en los altavoces de nuestras iglesias: “Pan Bimbo y Vega-Sicilia patrocinan esta Eucaristía“.

iPod, iTunes, iMac, iPhone,…

Ultimamente la gente habla más  de los iPod, iTunes, iMac, iPhone y iPad que de cualquier otra cosa.

Me parece muy simbolico del egocentrismo ambiente: I, I, I, Yo, Yo, Yo, Je, Je, Je…

Los productos de Apple no tienen la culpa de nada, somos nosotros, los consumidores que la tenemos. ¿Cuantas cosas compramos solo para nutrir nuestro ego?

A ver si la crisis nos abre los ojos sobre (lo que viven) los demás y si ponemos un poco más de TU en nuestras vidas.

Animo, podemos.