Saltar al contenido.

Populares Indignados

¡Gracias a los cerca de 200 electores del PP que han participado en mi encuesta! A pesar de no ser una muestra estadísticamente suficiente para sacar conclusiones de la más alta calidad, sí son datos suficientes para hacerse una idea de lo que pasa por la cabeza de los electores “de derechas”.

 

1.   Enorme indignación

Los innumerables casos de corrupción, el no cumplimiento del programa electoral y el desperdicio de una mayoría absoluta han llevado al 93% de los electores tradicionales del PP a querer castigar a su propio partido.

 

Cospedal

La cuestión es entonces ¿cuál es la mejor manera de castigar al PP?

 

2.   Sensación de impotencia

El 75% de los electores de derechas considera que se necesitan más alternativas de voto. Son muchos los que no contemplan seriamente votar al centro (UPyD o Ciudadanos) y los que no creen en Vox.

El 36% de estos electores tradicionales del PP, no sabe todavía a quién votará en las próximas generales de 2015 pero está seguro de no querer votar al PP.

El 20% no quiere votar al PP pero podría votarle a regañadientes para evitar un mal mayor (Podemos).

El 9% no ve otra opción válida que la abstención.

Claramente, el electorado de derechas se merece que se le ofrezca una alternativa constructiva y pragmática.

 

3.   Acogida de la propuesta de regeneración democrática de derecha

Al descubrir la original propuesta que hemos diseñado (aunque de momento no sea más que un boceto), el 31% de los electores tradicionales del PP se entusiasma hasta el punto de decir “contad con mi voto”.

Un 35% adicional se declara dispuesto a respaldar esta propuesta en las urnas bajo condiciones. Las condiciones más mencionadas son, por orden de popularidad: (1) conseguir que se presenten personas de renombre y de confianza, (2) conseguir el apoyo suficiente para que el PP no pueda hacer nada sin “nuestros” diputados, (3) detallar más el programa, (4) defender la vida y (5) ofrecer las más estrictas garantía de transparencia y democracia interna.
Como pueden ver, condiciones muy legítimas y que se pueden cumplir con un trabajo serio en cuanto a programa y movilización.

Finalmente, un 21% se declara “no convencido”. Una mitad reprocha al proyecto su posicionamiento como socio natural del PP. Esta mitad no quiere saber nada del PP. Otra mitad se preocupa por el eventual daño que podría provocar este nuevo partido al número total de representantes “de derechas” en el parlamento.

En conclusión, creo que existen serios indicadores a favor de la puesta en marcha de un proyecto de derechas que ofrezca al elector una verdadera alternativa al PP. Un proyecto que sea lo suficiente ambicioso para obligar al PP a adoptar medidas de regeneración democrática y a cumplir sus promesas de 2011. Un proyecto que sea lo suficiente humilde y pragmático para fijarse objetivos alcanzables en un solo año, que es el tiempo que nos separa de las próximas y seguramente cruciales elecciones generales de 2015.

Personalmente me comprometo a hacer todo lo que está en mi mano para transformar este proyecto que ya ha generado mucha ilusión en una realidad política que consiga resultados.

2 comentarios Escribe un comentario
  1. Miguel-Ángel G-C C. #

    > Creo haber dado mi opinión al respecto, pero por si no fuera así,sigo firme en la creencia de que el PP, y el PSOE, los 2 principales partidos políticos españoles, están profusamente salpicados de casos de corrupción en sus filas, no se han preocupado de proceder a eliminar tajántemente del partido a los corruptos y no se han preocupado de un eficaz proceso y de unas eficientes medidas regeneración a gran escala en ésta fundamental cuestión.

    – Por su parte esa nueva aparición cual un Mesias, del nuevo partido político de PODEMOS es una incógnita y un movimiento etéreo y algo confuso que hábilmente y oportunamente ha sabido aprovechar la situación de escándalo y desánimo de la sociedad española por la situación de corrupción generalizada..El Partido Podemos no ha sido “aún desvirgado” por lo que no conocemos su esencia ni su presencia; aunque sí su apariencia.

    – Abstenerse en las próximas Elecciones, es para mí una actuación desaconsejable, pues supone abstraerse de la situación, no contribuir a su posible solución y no participar en un acto de civismo. Pero en cambio, si se acude al Elecciones y se vota en blanco, entonces se ha votado y de paso se ha castigado a los partidos políticos preponderantes.
    Estoy totalmente convencido, de que si el 85% o el 90% de los españoles votasen en blanco, la situación política y de corrupción generalizada en España, cesaba radicalmente.

    26 diciembre, 2014
    • Votar en blanco no es una solución tampoco Miguel-Ángel. Al final es hacer el juego de los populistas de Podemos (ver mi nuevo post al respecto). ¿Has examinado de más cerca la candidatura de Ciudadanos? Creo que merece la pena plantearse esta opción.

      19 enero, 2015

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: