Saltar al contenido.

Los políticos profesionales, el cáncer de la democracia

democracia promesaÚltimamente se habla mucho de Bélgica en los telediarios españoles… Un obispo que dimite porque reconoce actos graves implicando menores, 1001 reuniones para hablar del rescate de la finanzas de Grecia y (last but not least) un país que parece acercarse cada vez más a su fin.

Siendo belga, no podía no tratar del ultimo tema en un post.

¿Cual es mi humilde análisis?

Los problemas institucionales que atraviesa mi país se deben principalmente a los que llamo los políticos profesionales: esta “casta” de gente que decide un buen día de hacerse político como uno puede hacerse panadero, carpintero o abogado.

Breve recordatorio: Bélgica nace en 1830. Durante más de un siglo el país se desarrolla económicamente de la mano de dos “instituciones”: la Iglesia Católica y la burguesía francofona. Para que os hagáis una idea, mi abuela materna a nacido y vivido toda su vida en Brujas (Flandes) y habla el flamenco igual de bien que yo lo bailo…  Al final de los años ’60, los flamencos se hartan de esta omnipotencia francofona y empiezan a luchar por un equilibrio institucional que les garantice una mayor participación en la gestión del país. Cosa que me parece bastante normal.

Para lograr esto se apoyan sobre partidos políticos flamencos que prometen luchar por sus derechos. Cosa que también me parece normal.

Desde los años ’80, Bélgica es un país institucionalmente muy complejo que ofrece la mejor protección constitucional a sus minorías (dixit ONU).

¿Pero que paso para llegar a meternos en el lío que vemos hoy?

Los políticos flamencos (mayoría en el parlamento porque el 60 por ciento de la población es flamenca) han seguido utilizando la autonomía flamenca como gancho para sumar votos. Claro, es más fácil prometer cada vez competencias nuevas para las Comunidades autónomas (decisión puramente política) que prometer más empleo, una mejor educación o una mayor protección social. En lugar de abandonar el campo político una vez sus objetivos legítimos logrados han utilizado el campo político para fines personales: mantener su “empleo”. Cada encuesta demuestra que a los flamencos les importa más su trabajo, el futuro de sus hijos, la contaminación, le educación, la seguridad social que su “independencia”. Sin embargo, ¿cual sigue siendo la mayor preocupación de los políticos flamencos?

¿Veis algún parecido con la situación en Cataluña o en el País Vasco?

Creo firmemente que el gran problema de las democracias moderna es la profesionalización del campo político. Cuando un político no tiene otro oficio, esta dispuesto a prometer cualquier cosa para mantenerse en el poder. Lo lógico es trabajar en el mundo real hasta los 35/40 años para aprender que es la vida, meterse en política durante unos años para intentar mejorar la vida (suya y de los demás) y reincorporarse a la vida real sin agarrarse a su sillón de diputado, alcalde, etc.

Cada vez que entra en el parlamento un diputado de 35 años que lo único que ha conocido son los pasillos del poder es un día negro para la democracia. Cada vez que un diputado celebra sus 20 años en el parlamento es un día negro para la democracia.

Los políticos profesionales están a punto de enterrar a Bélgica. !No les deje enterrar a España!

Todavía no hay comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: